Mejoran las expectativas, pero es pronto para hablar de recuperación

09/01/2015

Los últimos meses de 2014, presentaban para el sector inmobiliario claros signos de estabilización en nuestra comarca. Una tendencia en sintonía con los indicadores que se registraban en el conjunto de las ciudades catalanas. En cuanto a los precios de la vivienda, nos atreveríamos a decir que el año terminaba en el Maresme con el ajuste definitivo de los precios para la vivienda residencial. Y, registrábamos un repunte en el cierre de operaciones de compraventa gracias a dos factores: las buenas oportunidades a precios muy razonables y el incremento de la concesión de préstamos hipotecarios.

 

El 2014 ha sido un punto de inflexión para el sector de la vivienda que nos permite seguir mirando con optimismo moderado el 2015. Mes a mes, en el transcurso del 2014 vimos como, tímidamente, mejoraban las expectativas y afloraban indicadores retardadores. Y, esta es también la tendencia que tenemos para el 2015. Es decir, expectativas de mejora, lenta pero continuada. Sin embargo, aún es pronto para hablar de recuperación. Ahora mismo la gran incógnita es ver la respuesta de los ciudadanos y la evolución de la demanda en materia de oferta residencial.

 

En rasgos generales, las expectativas para 2015 en relación al precio de la vivienda es que siguen cayendo en un 6% y que en algunos casos se registren pequeños incrementos. Como apuntábamos antes, creemos que en el Maresme, en general y salvo excepciones muy puntuales, el ajuste se ha producido. Incluso, se podría empezar a producir alguna variación en el sentido de pequeños repuntes en los precios, lo que según los analistas comenzará a ser habitual, aunque de forma moderada, en grandes capitales como Barcelona.

 

La expectativa para 2015 estará también condicionada por la economía internacional e interna pero, si tenemos que aventurar la tendencia en el Maresme para el 2015, creemos que será, como ya avanzan algunos estudios a nivel general, un año en que se venderán más casas, se concederán más hipotecas y se empezarán a construir algunos edificios. Eso sí, las tres áreas de actividad se moverán con mucha moderación pero acabarán con 7 años de una actividad prácticamente nula.

 

Joan Castella

Secretaría Asociación Profesional

Expertos Inmobiliarios.